martes, 26 de abril de 2011

IDEAS A PARTIR DE UNA IMAGEN

Hoy, brevemente, se expondrá a su perspicaz atención, improbable lector, una cadena de ideas enlazadas a partir de la instantánea que sigue:
La imagen, tomada en 1995, recoge un momento del funeral, de cuerpo presente, del rey de armas que fue de la Jarretera, y después de Clarenceaux, homónimo del mejor compositor de la historia de la música, Sir A. Richard Wagner.
La fotografía inicial está tomada en el interior de la iglesia de rito anglicano sita frente al Colegio de armas de Inglaterra, san Benito muelle de san Pablo. Iglesia de los galeses en Londres que permanece adscrita, nada menos que desde 1555, como templo propio de la institución heráldica.
En la fotografía inicial del servicio fúnebre se advierte la disposición de la corona propia de los reyes de armas de Inglaterra sobre el ataúd
y las armas del finado, partidas con las de su último empleo heráldico,
a los pies del monumento mortuorio, costumbre que en alguna ocasión se ha alabado en este tedioso espacio virtual.
Se aprecian además en primer término, a derecha e izquierda de la imagen,
al fallecido el pasado año, siendo rey de armas de la Jarretera, sir Peter Gwynn-Jones,
cuyas distinguidas armas, concedidas en 1961, fueron estas,
y a quien desempeña en la actulidad el empleo, sir Thomas Woodcock.
Sir Thomas Woodcock ha ocupado recientemente las primeras páginas de los rotativos británicos al ser el encargado, como oficial de armas más antiguo del reino, de dar la necesaria publicidad a la concesión de armas nuevas a la prometida del príncipe Guillermo del Reino Unido.

Y es que como recordará, improbable lector, en aquellos lares tan brumosos el derecho a poseer armas propias está circunscrito a la nobleza, al contrario que en el resto de Europa y demás naciones civilizadas del mundo donde, siguiendo los ancestrales usos medievales, posee armas quienquiera que las desee adoptar.
El encargado de diseñar el nuevo escudo de la inminente princesa ha sido el propio rey de armas de la Jarretera, con más de treinta años de ejercicio como oficial de armas.
La composición heráldica demuestra maestría.
Atendiendo los deseos de la propia Catherine Middleton se han representado diferentes aspectos personales: a su familia, compuesta por tres hermanos, de donde surgen las tres bellotas de roble de oro; su condición de soltera por medio del lazo de azur que timbra las armas; su afición al esquí, representada por dos estrechas chevronadas de plata; y el apellido de soltera de su madre, Goldsmith, recurriendo al chevron de oro, dado que gold, en inglés, significa oro.
Los esmaltes del campo, explicó el propio rey de armas sir Thomas Woodcock, responden a los colores que representan a la nación británica y evitan la duplicidad con armas similares.
Para concluir, reseñar que el escudo será en la práctica utilizado por la hermana de la futura princesa, toda vez que una vez contraído matrimonio las armas de Catherine Middleton serán partidas con las de su esposo,
el príncipe Guillermo,
quien brisa las armas del rey de Gran Bretaña añadiendo al lambel de plata que ostenta su padre, el príncipe de Gales,
venera de peregrino de gules
en recuerdo de las armas de su difunta madre, la princesa lady Diana Spencer,
quien igualmente, tras su matrimonio, partió sus armas con las de su esposo: