miércoles, 14 de julio de 2010

GRAUSTARK

Graustark es el nombre de un principado soberano de Europa oriental nacido de la mente de George Barr McCutcheon, un escritor inglés que publicó su historia en 1901 bajo el título Graustark: La historia de un amor tras el trono.Graustark es un país montañoso, de aproximadamente dos mil kilómetros cuadrados, situado en los Cárpatos, cerca de lo que fue el reino de Rumanía. La capital del principado es la ciudad de Edelweiss, accesible en tren desde Viena.

Las armas de aquella nación ficticia son un campo de plata, con cruz llana de gules, cargada de corona de príncipe de oro.En su momento, el éxito de la novela fue notable. Se editaron cinco más continuando la historia inicial, todas ellas basadas en intrigas cortesanas. Incluso se llegó a producir una película en 1926 protagonizada por la actriz Marion Davies en el papel estelar de la princesa Beverly.Hoy, que estoy especialmente poco inspirado para la redacción, se propone solamente una anécdota bastante intrascendente referida a una instantánea tomada de la película: En ella se aprecia a la actriz protagonista caracterizada con el uniforme militar de su principado. Luce una serie de medallas. Lo llamativo del asunto es que una de ellas es la cruz del mérito militar, condecoración eminentemente española, aunque la cinta no se corresponde con la que verdaderamente se mantiene en uso.Medalla además que, en la más estricta realidad, admite cuatro categorías definidas por colores. Blanco, amarillo, azul y rojo. Este último, el de mayor jerarquía, se otorga a aquellos que han participado en combates demostrando una especial valentía. Tal condecoración, la cruz del mérito militar con distintivo rojo es la que luce el personaje de la princesa Beverly de Graustark.Las imágenes de las medallas se han extraído de la imprescindible página de don Antonio Prieto Barrio sobre colecciones militares.