domingo, 4 de marzo de 2012

OTRA VEZ AQUÍ, DE MOMENTO


Agotado el más que razonable periodo de permiso y encomendándome al venerable Bruno Bernard Heim, de santa memoria, patrono de los heraldistas,
para que interceda en favor de la paz en la comunidad heráldica, vuelvo a retomar la sucesión de tediosas entradas con la que tengo el honor de aburrirle, improbable lector.

Muchas gracias por su incondicional apoyo.